Sueños que se van cumpliendo (II): 152 Rosas Blancas

¡Hola a tod@s!

Sabéis que hace poco os conté que mis sueños están empezando a cumplirse, que, poco a poco, estoy empezando a acercarme a mi sueño. Pues bien, ayer recibí una de las mejores noticias de los últimos días: ¡dos relatos míos van a formar parte de la antología “152 Rosas Blancas” de la Editorial Divalentis! Aún no puedo creérmelo, estoy tan feliz. Ayer por la tarde me enteré de la noticia y desde entonces me siento eufórica. Por primera vez voy a ver publicados dos de mis relatos, dos pedacitos de mi alma volcados sobre el papel.

Gracias por vuestro apoyo y cariño constante, y por acompañarme en esta maravillosa travesía.

¡Feliz lectura!

arosas blancas

¿Qué es lo más difícil a la hora de convertirse en escritor?

Todos aquellos para los que escribir es una necesidad y sentimos el deseo de convertirnos en escritores profesionales nos preguntamos, una y otra vez, qué debemos hacer para lograrlo. Para encontrar nuestras respuestas consultamos todo tipo de manuales. “Como llegar a ser escritor y no morir en el intento”, “Cómo escribir y publicar tu best seller”, “Técnicas narrativas de los escritores de primer nivel”, etc, etc. Y así invertimos horas y más horas en la lectura y estudio de estos texto. Igualmente leemos las entrevistas de nuestros escritores favoritos, los manuales que escriben describiendo sus técnicas y sus carreras, ávidos de encontrar ese truco infalible, esas técnicas secretas que nos lleven a emular sus pasos.  Y sí, todo esto es necesario y muy útil pero ¿qué es lo realmente importante? ¿Cuál es el verdadero secreto que puede llevarnos a lograr nuestro sueño? ¿Qué es lo más difícil que debemos hacer para conseguirlo?

Lo más difícil es mantenernos firmes en el camino de la escritura sin flaquear, pase lo que pase:

– No venirnos abajo cuando nuestros relatos no fluyen como nos gustaría.

-No dejarnos vencer por las voces que nos dicen “eso es muy difícil, sin padrinos no hay nada que hacer”.

-No sentir que lo que hacemos no tiene valor porque no vivimos de eso.

-No deprimirnos cuando a la gente más cercana se le escapa una sonrisita al oirnos hablar de nuestros proyectos de relatos y novelas.

-No desesperarnos porque no ganamos ninguno de los concursos a los que nos presentamos.

-No tirar la toalla cuando probemos suerte en el mundo editorial y no obtengamos respuesta.

-No sentirnos mal por decir a los cuatro vientos que somos escritores y que nos miren como a bichos raros.

Realmente lo más difícil de conseguir ser escritor es no rendirse nunca, no dejar que nada ni nadie nos haga dejar nuestro camino hacia nuestro sueño, hacia lo que deseamos ser. 

La estupenda escritora Laura Gallego dice siempre que aunque nadie leyese lo que escribe ella seguiría escribiendo, porque es lo que realmente le gusta hacer, porque ella no es ella sin escribir. Y eso es lo que debe brillar siempre en nuestro interior, que somos escritores, que escribimos porque no podemos evitarlo y que, pase lo que pase, nada nos hará desistir. Si conseguimos mantenernos firmes, no flaquear y no rendirnos, tarde o temprano lo conseguiremos. 

¡A seguir escribiendo compañeros!

¡Feliz lectura!

 

escribir foto

¿Por qué escribir? Porque me lo pide el alma

¿Por qué escribimos? Es una pregunta que nos hacemos y nos hacen de manera recurrente a aquellos que sentimos la necesidad de escribir. Pues escribimos porque lo necesitamos, porque queremos, porque si no escribimos no somos nosotros y ya está, así de sencillo y de complicado a la vez.

Porque escribir no es sólo unir un montón de palabras que semántica y sintácticamente queden bien, no es sólo contar una historia con mayor o menor acierto, no es sólo hablar de unos personajes, no, es mucho más. Los personajes cuyas historias explicamos no nacen de nuestra mente, nacen de nuestro corazón y en explicar sus vivencias, su camino, dejamos pedazos de nuestra alma. Por eso, cuando ponemos punto final a una historia, cuando la dejamos ir de nuestras manos y la mostramos al mundo, tímidos, temerosos de cómo será tratada, de qué impresión causará, es nuestra alma la que viaja en esas palabras.

Y esta explicación surgió de una conversación enriquecedora con mi querida amiga la escritora Silvia González Guirado, autora de Los colores olvidados, creadora de Carmesina, uno de esos personajes entrañables que son parte inequívoca de su esencia. (Gracias Silvia por compartir tu alma con nosotros en cada una de tus palabras).

Escribir es expresar los deseos y pensamientos del alma así que ¿Por qué escribir? Porque necesito ser yo.

Feliz escritura a tod@s!!

barca de sueños

Cómo presentar el manuscrito a la editorial

Hola compañeros,

una de las cosas que más nos impone a los escritores noveles es presentar nuestro trabajo a las editoriales. Por eso es importante conocer cuáles son los pasos que hemos de seguir.

1- Acaba el texto y corregirlo.

Parece obvio pero hay quién piensa que si envía unos capítulos y la editorial está interesada entonces es cuando debe terminar el texto y esta idea es errónea. Mientras no tengas un texto completo no sabrás si es bueno o no, así que lo primero siempre es terminar nuestro texto.

Debes corregirlo. Piensa que la editorial no te conoce y vas a mostrarte a ellos a través de tu texto. Hay que ser cuidadosos, corregir y cuidar nuestra ortografía y nuestra sintaxis. Por supuesto que la editorial tiene un corrector pero muy buena ha de ser la obra (muy buena no, buenísima) para que un editor se lea una obra con faltas de ortografía graves. (Soy correctora. Es un consejo desde la experiencia).

2- Registrarlo.

Llévalo al registro de la propiedad intelectual. Es un trámite sencillo y barato que nos cubre las espaldas frente a cualquier problema.

3- Busca la editorial que tenga una línea de trabajo que encaje con tu texto.

No te vuelvas loco y mandes tu texto a todas las editoriales que conozcas porque no vas a ninguna parte. Hoy en día con “san google” es muy fácil encontrar listados de editoriales y sus especializaciones. Si escribes infantil no envíes tu obra a una editorial que sólo publica novela negra.

4- Infórmate se si reciben originales.

En las webs de las editoriales suele aparecer esta información. De hecho, en muchas de ellas incluso aparece una dirección  de correo electrónico específica para este asunto. Sin embargo, si no lo indican, contacta con ellos y pregúntales antes de enviárselo. Es un trámite que no cuesta nada de hacer.

5- Infórmate de cómo has de presentarles el original.

No todas las editoriales quieren que les envíen el texto completo. Hay que tener en cuenta que ellas reciben muchos originales y es normal que busquen alguna forma de aligerar el trabajo. Seguramente en su propia web pondrá como quieren que les envíes el texto. Si no es así, de nuevo mi recomendación es que les preguntes.

Pueden pedirte que les envíes el original completo o bien una selección de capítulos y una ficha de presentación. Esta podría ser una de ejemplo (en caso de que ellos no te lo especifiquen)

Título
Sinopsis de la obra
Análisis de personajes: principales, secundarios
Valores de la obra 
¿Por qué encaja en su línea editorial y por qué es comercial?
Observaciones
Biografía del autor
Datos de contacto
Siempre puedes añadir algo más si crees que es necesario por las características específicas de tu obra.
La mayor parte de editoriales te pedirán que les envíes el texto por correo electrónico, en word o pdf (este es más recomendable ya que no se pueden hacer cambios). La verdad es que la tecnología nos lo pone más fácil que nunca.
6- Esperar una respuesta.
Sí, esto también puede parecer obvio pero hay que tener paciencia y esperar que ellos contesten. Si pasado un tiempo prudencial (2 o 3 meses) no nos han dicho nada, podemos escribir un nuevo correo interesándonos por la situación de nuestro original, pero siempre con total humildad y prudencia, sin molestar. Hay que pensar que somos noveles y que las editoriales están hasta arriba de originales. Así que lo mejor es ir siempre con la humildad por delante.
Bueno pues espero que este post os sea  muy útil para presentar vuestras obras.
¡Hasta la próxima compañeros!
cojines