Arpillera

Hoy he ido a hacer la compra, como cualquier otro sábado, y, al llegar a la caja, me he dado cuenta de que necesitaba otra bolsa. En ese momento, la cajera me ha dado una bolsa de arpillera marrón con un bonito dibujo de mariposas. Y de pronto, sin previo aviso, el aroma de la arpillera me trasladó a mi infancia, a mis clases de manualidades en las que aprendíamos a coser a punto de cruz y, con esta tela gruesa y rugosa de penetrante aroma a naturaleza, con lana de vistosos colores y grandes agujas de punta redonda, dibujábamos letras y formas. He podido sentir las risas infantiles de mis amigas, he recordado aquella luz amarillenta de las lámparas proyectada sobre las paredes de color castaño, iluminando las tardes de lluvia invernales, sintiendo la felicidad de aquellos tiempos en los que las preocupaciones del día a día no existían.

IMG_20160430_124744

Porque la vida está hecha de recuerdos, de retazos que la memoria hace aflorar cuando menos lo esperamos, para traernos gotas de felicidad y devolvernos a nuestros orígenes y a nuestra esencia.

¡Feliz fin de semana y felices lecturas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s