Planificando la novela (I): La entrevista al personaje

Los personajes son sin duda una de las piezas básicas a la hora de narrar una historia y, es por este motivo que, a más los conozcamos mejor será nuestra historia porque ganará en verosimilitud. Nuestros personajes han de ser personas de carne y hueso, con su pasado, sus características propias, sus motivaciones, sus objetivos, sus sueños… friends-reunion-2016

Para mí los personajes de la serie Friends son un claro ejemplo de esa definición inicial muy detallada porque uno de los secretos de su éxito fue mantener la esencia de todos los protagonistas del principio al final de la serie.

Si los definimos muy bien de entrada no les veremos hacer cosas incoherentes a lo largo de la historia. Para ello a mi me resulta muy útil utilizar el método de la “entrevista al personaje” que descubrí en el libro La página escrita de Jordi Sierra i Fabra y que he completado a lo largo del tiempo con otros materiales, como el que el joven escritor y booktuber Javier Ruescas nos ofrece en un video sobre “Cómo crear personajes” de su canal de Youtube (os recomiendo que veáis su serie de videos con consejos para escritores noveles).

Este método incluye un cuestionario que le haremos a nuestros personajes en el momento en el que los estamos definiendo, una entrevista. Incluye preguntas como:

-Nombre (y apellidos, si hace falta).
-Descripción física.
-Profesión.
-Origen socio-cultural.
-¿Qué desea?
-¿Cuáles son los obstáculos que se encuentra en el camino?
-¿Cómo reacciona cuándo consigue su objetivo?
-Una anécdota que le haya marcado.
-Cómo fue su infancia.
-Cómo sería un amigo.
-Cómo sería un enemigo suyo.

Y así podemos hacer todas las preguntas que necesitemos en función del personaje y de la historia que estemos escribiendo.

Que sí, que hacer este trabajo previo es tiempo y dedicación, pero creedme si os digo que luego te ahorras mucho tiempo tratando de averiguar de qué forma reaccionará el personaje, cómo va a actuar o hacia dónde se dirige.

Os dejo aquí la lista de  preguntas-al-personaje que yo utilizo cómo orientación inicial (podéis descargarla). Esta es mi plantilla, pero podéis añadir o eliminar todos aquellos aspectos que, por las características de vuestra historia, os sean necesarios, adaptarla a vuestra medida. ¡Espero que os sea útil! Dejadme vuestros comentarios.

¡Feliz escritura y felices lecturas!

Registrar tu obra literaria

Hola amig@s,

uno de los momentos para mí más significativos de la escritura, el que yo considero el verdadero broche final, es llevar la obra al Registro de la Propiedad Intelectual. En ese momento, cuando queda depositado en ese “templo” es cuando ya doy por finalizado mi trabajo. El ritual siempre es el mismo, revestido de cierta solemnidad y en el que yo tengo mis manías propias.

Hay que presentar*:

-1 fotocopia del DNI del autor.

-1 impreso en el que constan los datos del autor.

-1 impreso donde constan los datos de la obra.

(Estos impresos se pueden descargar de la web del Registro o te los facilitan allí mismo) 

1 copia de la obra en cuya portada aparece el título y el nombre del autor, encuadernada, paginada y en la que el autor ha de firmar la primera y la última página, así como un par del interior (aquí es donde yo tengo mi propia manía que consiste en firmar todas las páginas de la obra que presento).

Además hay que pagar una pequeña tasa (12,60 € en Barcelona, independientemente de la extensión de la obra, igual 1 página que 2.500) y ya está, la obra queda depositada. Te facilitan un justificante del registro y en un par de meses llega la referencia definitiva del Ministerio de Cultura.

*Me baso en el Registro de Barcelona. No dejes de verificar la documentación requerida en tu ciudad a través de su página web.

En el momento en el que la funcionaria del Registro introduce los datos de mi obra en el ordenador y me entrega mi justificante, siempre siento una gran emoción, especialmente porque he terminado un nuevo libro y sé que ha valido la pena cada minuto que le he dedicado. “Ya está” pienso “un nuevo libro terminado y registrado. Ya puedes empezar a buscarle una buena casa” me digo.

Como veis el trámite es de lo más sencillo. Incluso se puede autorizar a alguien a que vaya en nombre del autor para hacer el depósito. Sin embargo hay muchos autores que no registran su obra, no sé si es por desconocimiento, por pereza o por que realmente piensan que nadie tiene interés en plagiarles. Esta actitud es un error porque nuestro trabajo ha de ser reconocido como nuestro y es la única forma de poder demostrar y defender nuestros derechos de autor.

El pasado miércoles fui a registrar mi último libro (a la nueva sede del Registro en Barcelona, que ahora se aloja en el edificio de la Campana) y, mientras esperaba a que me atendiesen, conocí a uno de estos autores, un señor mayor que nunca había registrado nada, que enviaba sus poemas a concursos o a editoriales, porque si los publicaban ya quedaban registrados. Yo le argumenté que eso no es así, que si envías tu obra sin registrarla, sin que conste que legalmente eres el dueño de ese texto, pueden pasar muchas cosas, como que alguien lo publique por ti o te lo plagien directamente. Los funcionarios del Registro (amabilísimos) le dieron las mismas razones y le animaron a registrar toda su obra. ¡Quién sabe adónde pueden llegar esos poemas!

Por todas estas razones (es tu obra y el fruto de tu esfuerzo; es la forma de evitar que alguien pueda plagiarte o apropiarse de tu obra; es la forma de demostrar y defender tus derechos como autor; es muy sencillo de hacer) no lo dudes ni un momento: ¡REGISTRA TU OBRA! (sea del tipo que sea), cuando la tengas terminada, antes de compartirla con el mundo.

¡Feliz verano y felices lecturas!

IMG_20160803_120323

 

Para ser escritor: lo primero, elegir el foco correcto

IMG-20141211-WA0018Si hay algo básico a la hora de emprender cualquier camino es saber enfocarse en el objetivo que estamos persiguiendo. En el momento en el que empecé a sentir que quería ser escritora profesional empecé a fantasear y a verme a mí misma como una escritora que veía publicados todos sus textos, que hacía un montón de presentaciones y firmas de libros. Creo que es algo con lo que cualquier escritor en ciernes sueña.

¡GRAN ERROR! Si quieres ser escritor has de enfocarte en escribir, en el proceso creativo, en la producción del texto, el resto, esa parte pública que vemos, es la parte de la venta de un producto que ya no es trabajo del escritor. Él está implicado, por supuesto, pero no depende de él. Por eso, lo importante a la hora de ser escritor es enfocarnos en eso, en escribir, escribir y escribir, para ser mejores a cada página. Nadie nace sabiendo y, aunque es cierto que el talento ayuda, es la práctica, los montones de páginas escritas, las que nos llevan a desarrollarnos en esta maravillosa profesión.

¿Y vosotros, también os habéis equivocado de foco?

¡Feliz lectura!

¿Qué es lo más difícil a la hora de convertirse en escritor?

Todos aquellos para los que escribir es una necesidad y sentimos el deseo de convertirnos en escritores profesionales nos preguntamos, una y otra vez, qué debemos hacer para lograrlo. Para encontrar nuestras respuestas consultamos todo tipo de manuales. “Como llegar a ser escritor y no morir en el intento”, “Cómo escribir y publicar tu best seller”, “Técnicas narrativas de los escritores de primer nivel”, etc, etc. Y así invertimos horas y más horas en la lectura y estudio de estos texto. Igualmente leemos las entrevistas de nuestros escritores favoritos, los manuales que escriben describiendo sus técnicas y sus carreras, ávidos de encontrar ese truco infalible, esas técnicas secretas que nos lleven a emular sus pasos.  Y sí, todo esto es necesario y muy útil pero ¿qué es lo realmente importante? ¿Cuál es el verdadero secreto que puede llevarnos a lograr nuestro sueño? ¿Qué es lo más difícil que debemos hacer para conseguirlo?

Lo más difícil es mantenernos firmes en el camino de la escritura sin flaquear, pase lo que pase:

– No venirnos abajo cuando nuestros relatos no fluyen como nos gustaría.

-No dejarnos vencer por las voces que nos dicen “eso es muy difícil, sin padrinos no hay nada que hacer”.

-No sentir que lo que hacemos no tiene valor porque no vivimos de eso.

-No deprimirnos cuando a la gente más cercana se le escapa una sonrisita al oirnos hablar de nuestros proyectos de relatos y novelas.

-No desesperarnos porque no ganamos ninguno de los concursos a los que nos presentamos.

-No tirar la toalla cuando probemos suerte en el mundo editorial y no obtengamos respuesta.

-No sentirnos mal por decir a los cuatro vientos que somos escritores y que nos miren como a bichos raros.

Realmente lo más difícil de conseguir ser escritor es no rendirse nunca, no dejar que nada ni nadie nos haga dejar nuestro camino hacia nuestro sueño, hacia lo que deseamos ser. 

La estupenda escritora Laura Gallego dice siempre que aunque nadie leyese lo que escribe ella seguiría escribiendo, porque es lo que realmente le gusta hacer, porque ella no es ella sin escribir. Y eso es lo que debe brillar siempre en nuestro interior, que somos escritores, que escribimos porque no podemos evitarlo y que, pase lo que pase, nada nos hará desistir. Si conseguimos mantenernos firmes, no flaquear y no rendirnos, tarde o temprano lo conseguiremos. 

¡A seguir escribiendo compañeros!

¡Feliz lectura!

 

escribir foto

¿Por qué escribir? Porque me lo pide el alma

¿Por qué escribimos? Es una pregunta que nos hacemos y nos hacen de manera recurrente a aquellos que sentimos la necesidad de escribir. Pues escribimos porque lo necesitamos, porque queremos, porque si no escribimos no somos nosotros y ya está, así de sencillo y de complicado a la vez.

Porque escribir no es sólo unir un montón de palabras que semántica y sintácticamente queden bien, no es sólo contar una historia con mayor o menor acierto, no es sólo hablar de unos personajes, no, es mucho más. Los personajes cuyas historias explicamos no nacen de nuestra mente, nacen de nuestro corazón y en explicar sus vivencias, su camino, dejamos pedazos de nuestra alma. Por eso, cuando ponemos punto final a una historia, cuando la dejamos ir de nuestras manos y la mostramos al mundo, tímidos, temerosos de cómo será tratada, de qué impresión causará, es nuestra alma la que viaja en esas palabras.

Y esta explicación surgió de una conversación enriquecedora con mi querida amiga la escritora Silvia González Guirado, autora de Los colores olvidados, creadora de Carmesina, uno de esos personajes entrañables que son parte inequívoca de su esencia. (Gracias Silvia por compartir tu alma con nosotros en cada una de tus palabras).

Escribir es expresar los deseos y pensamientos del alma así que ¿Por qué escribir? Porque necesito ser yo.

Feliz escritura a tod@s!!

barca de sueños

La autopublicación ¿el único camino viable para los noveles?

Dicen los expertos que Internet es la mayor revolución desde la invención de la imprenta, que son equiparables aunque, mientras la imprenta fue una viento algo fuerte, Internet es equivalente a un huracán.
Las fronteras se han desdibujado y los lectores y sus autores favoritos pueden estar en contacto directo como nunca antes.
Además, la publicación de textos en formato digital va ganando terreno poco a poco. En estos tiempos de crisis en los que la inversión el publicación de libros se ha visto reducida, los noveles lo tenemos cada vez más difícil para llegar a los lectores de la forma tradicional: publicados y promocionados a través de una editorial que apueste por nosotros. Ante este desolador panorama la puerta que se nos ofrece es la autopublicación que, no es una opción nueva, pero sí que es diferente y sí que ahora está al alcance de todos más que nunca. Publicar tu obra en formato digital y subirla a la red, a un portal de venta como Amazon, a tu propio blog o web, es algo que en este momento todos tenemos al alcance. Pero ¿juega a nuestro favor o en nuestra contra? Muchas son las voces que advierten sobre la baja calidad de muchos de estos textos autopublicados que, al no pasar el filtro del ojo crítico del editor y la editorial con experiencia, adolece de mil fallos y carencias. Seguramente, como en todos los campos artísticos, habrá mala y buena literatura entre la autopublicación pero, cuando nadie apuesta por ti y tú crees firmemente que tu texto es bueno ¿por qué no dar ese salto? Todos conocemos las historias de grandes obras de la literatura universal que fueron rechazadas innumerables veces hasta que consiguieron ser publicadas (Cien años de Soledad, Harry potter…) ¿Posiblemente habrían triunfado igualmente con la autopublicación? Pues yo estoy segura de que sí dado que, al final, el que decide es el lector.

El camino tradicional ha desaparecido y es ahora la editorial la que, tras el éxito de un escritor que se autopublica, lo ficha para su editorial. En España tenemos un claro ejemplo en Blue Jeans, Francisco de Paula, que triunfó en las redes sociales con su ya clásico “Canciones para Paula” y de ahí fue fichado por las editoriales. Ahora es uno de los autores de literatura juvenil más conocidos y mediáticos de nuestro país.

En cualquier caso hay que seguir intentándolo en todos los medios y si los tradicionales no nos abren las puertas pues tendremos que encontrar nuestro camino. Por suerte tenemos la autopublicación.

¿ Y tú que piensas: la autopublicación es positiva o negativa para los escritores noveles?

fee06__sony_reader_wifi_prs_t1_1

Mis pensamientos: ¿Alguna vez me sentiré realmente preparada?

Día tras día mi único objetivo es convertirme en una buena escritora, en una escritora básicamente. Escribo pacientemente o frenéticamente, depende del momento, me esfuerzo por pulir mis textos, por dibujar a mis personajes… Pero nunca es bastante porque siento que no estoy preparada.

Tengo varios manuales de prestigiosas escuelas, de escritores que comparten sus métodos y me dedico a leerlos y a destriparlos buscando un camino que no sé si existe más allá de mi imaginación. Intento aplicar esas técnicas y me doy cuenta de que, realmente, no sé cómo aplicarlas bien a mis escritos. Cuando tengo delante el texto no soy realmente consciente de si las estoy poniendo en práctica, no veo si le doy la suficiente profundidad o no a los personajes, si mis diálogos están suficientemente caracterizados, si he delimitado bien los espacios, si he usado correctamente las correlaciones temporales…

¿Alguna vez me sentiré realmente preparada, sentiré esa confianza para enfrentarme al texto sin necesidad de consultar cada paso, de cuestionarme cada adverbio?

Sé que a escribir se aprende escribiendo y que es mi juez interior, mi editora, la que me hace dudar y criticar duramente cada oración pero, al menos de momento, no soy capaz de superarlo.

Me dedicaré a escribir. Tal vez con unos cientos de horas de vuela pluma la cosa cambie. Ya os contaré.

cayendose las letras

El narrador omnisciente, ese “listillo” que todo lo sabe

A la hora de escribir nuestro relato es fundamental elegir el tipo de narrador que contará la historia. El narrador más común, especialmente en el caso de los escritores noveles, es el NARRADOR OMNISCIENTE, aquella voz que todo lo sabe.

Las características principales de este tipo de narrador son:

  1. Sabe todo lo referente a los personajes. Relata lo que les sucede pero también tiene conocimiento  de  todos sus pensamientos, tanto en presente, como en pasado y , por supuesto, en futuro.
  2. Conoce la historia en su totalidad, con todos sus matices y giros inesperados.
  3. Es capaz de explicar varios hechos que se producen de forma simultánea.

Bien mirado todo son ventajas. Convierte al escritor en un dios que todo lo puede. Pero todo gran poder conlleva una gran responsabilidad. El narrador omnisciente puede dar en muchos casos su opinión y, en caso de ser demasiado obvia, perder el interés del lector al no dejarle margen para crearse sus propias opiniones sobre los personajes, las acciones, la trama, o cualquier aspecto del relato. Por eso es muy importante dosificar y, en caso de que queramos dar una opinión, esconderla hábilmente para que el lector pueda llegar a sus propias conclusiones. Si se da todo el trabajo hecho lo más seguro es que el lector abandone la lectura a la primera de cambio y, seguramente, nunca podremos recuperarlo.

Así que ya sabéis narradores, utilizad vuestro poder ilimitado para hacer el bien.

¡Feliz escritura!

puerta biblioteca preciosa