De vacaciones

Llegan las vacaciones, al fin, tiempo libre para desconectar y emplear nuestro tiempo como mejor nos parezca. Y, los que escribimos, pero no vivimos de escribir, pensamos que vamos a tener todo ese tiempo para dedicarlo a nuestros textos ¿a que sí? ¡Qué ilusos!

Yo, por raro que suene, soy mucho más productiva cuando tengo muy poco tiempo, cuando estoy metida en mil cosas y tengo que rascar minutos al reloj en los lugares y momentos más insospechados. Cuando tengo tanto tiempo apenas soy capaz de escribir nada. Si tomo notas para nuevos proyectos y desarrollo escenas de las historias que llevo en marcha, pero no produzco más allá de algunos poemas y fragmentos breves.

Así que aprovecho para leer todo lo que puedo, para impregnarme de los lugares a los que voy, buscando escenarios (hago miles de fotos), situaciones, nuevos personajes (observar a la gente da mucho material) y nuevas historias que me encargaré de organizar y desarrollar cuando empecemos de nuevo el curso.

¿A vosotros también os pasa o, por el contrario, en vacaciones sois muy productivos?

En cualquier caso a disfrutar mucho de lo que nos queda de verano y ¡Felices lecturas!

Libros en la playa

Anuncios