4 instantes y 2 sueños

Enric Sánchez dijo que lo importante no es cuántos años tenemos, si no en cuántos de ellos hemos vivido y por ello yo puedo decir que en esta nueva vuelta al sol que hoy completo he vivido intensamente a cada instante.

velas

He compartido mi mayor riqueza, mi tiempo, con gente maravillosa a la que adoro, mi familia y mis amigos, rodeándome de todo el amor del bueno posible, y he atesorado en mi corazón 4 instantes únicos y 2 grandes sueños cumplidos.

Los 4 instantes han sido el nacimiento de mi hermosa sobrina, que ha traído a nuestra familia una ilusión y mil emociones que no esperábamos. He podido celebrar, con todo el cariño, el quinto aniversario de aquella promesa de amor que sigue vigente. He disfrutado de la experiencia increíble que supone firmar libros en pleno Paseo de Gracia barcelonés, justo al lado de la hermosa Casa Batlló y, por último, he logrado recobrar la sonrisa perdida, lidiando con gran voluntad y algunos nervios con viejas fobias.

Los 2 sueños cumplidos han sido inmensos, ambos me acompañaban desde hace tiempo. El primero, visitar Florencia, la cuna del Renacimiento, una de las ciudades más hermosas que he visto en mi vida. El segundo, publicar y vivir la presentación de mi primer libro de poesía rodeada de todo el cariño de los míos.

No puedo pedir más. Me siento feliz con ese 4 y ese 2 que hoy se unen para abrirme la puerta a un nuevo año, que espero vivir tan intensamente como el que dejo atrás.

Por todo ello feliz día 19 para todos, felices fiestas y que el 2017 os traiga instantes únicos que os colmen de felicidad.

 

Anuncios

Planificando la novela (I): La entrevista al personaje

Los personajes son sin duda una de las piezas básicas a la hora de narrar una historia y, es por este motivo que, a más los conozcamos mejor será nuestra historia porque ganará en verosimilitud. Nuestros personajes han de ser personas de carne y hueso, con su pasado, sus características propias, sus motivaciones, sus objetivos, sus sueños… friends-reunion-2016

Para mí los personajes de la serie Friends son un claro ejemplo de esa definición inicial muy detallada porque uno de los secretos de su éxito fue mantener la esencia de todos los protagonistas del principio al final de la serie.

Si los definimos muy bien de entrada no les veremos hacer cosas incoherentes a lo largo de la historia. Para ello a mi me resulta muy útil utilizar el método de la “entrevista al personaje” que descubrí en el libro La página escrita de Jordi Sierra i Fabra y que he completado a lo largo del tiempo con otros materiales, como el que el joven escritor y booktuber Javier Ruescas nos ofrece en un video sobre “Cómo crear personajes” de su canal de Youtube (os recomiendo que veáis su serie de videos con consejos para escritores noveles).

Este método incluye un cuestionario que le haremos a nuestros personajes en el momento en el que los estamos definiendo, una entrevista. Incluye preguntas como:

-Nombre (y apellidos, si hace falta).
-Descripción física.
-Profesión.
-Origen socio-cultural.
-¿Qué desea?
-¿Cuáles son los obstáculos que se encuentra en el camino?
-¿Cómo reacciona cuándo consigue su objetivo?
-Una anécdota que le haya marcado.
-Cómo fue su infancia.
-Cómo sería un amigo.
-Cómo sería un enemigo suyo.

Y así podemos hacer todas las preguntas que necesitemos en función del personaje y de la historia que estemos escribiendo.

Que sí, que hacer este trabajo previo es tiempo y dedicación, pero creedme si os digo que luego te ahorras mucho tiempo tratando de averiguar de qué forma reaccionará el personaje, cómo va a actuar o hacia dónde se dirige.

Os dejo aquí la lista de  preguntas-al-personaje que yo utilizo cómo orientación inicial (podéis descargarla). Esta es mi plantilla, pero podéis añadir o eliminar todos aquellos aspectos que, por las características de vuestra historia, os sean necesarios, adaptarla a vuestra medida. ¡Espero que os sea útil! Dejadme vuestros comentarios.

¡Feliz escritura y felices lecturas!

Gestionar el rechazo de las editoriales

Cuando por fin terminas un texto sueñas, inevitablemente, con verlo publicado a ser posible en un buen sello editorial, así que te decides a enviarlo a editoriales para encontrarle una buena casa a tu libro que tanto esfuerzo te ha costado crear. Lo primero es hacer una buena prospección para enviar el texto solo a aquellos sellos que tengan una línea editorial en la que encaje nuestra creación. Una vez enviado solo queda esperar. La mayor parte de editoriales te dicen que te darán respuesta “entre 6 meses y 1 año” con lo que hay que armarse de paciencia y seguir escribiendo, no queda más. Pero, por más mentalizado que uno esté, no se puede evitar revisar en correo cada día a ver si hay noticias (especialmente el spam, no sea que se cuele ahí). Y, por fin, un día las noticias llegan pero no son exactamente las que se esperaban ¿o tal vez sí? La editorial de nuestros sueños, con mucha educación y un correo plantilla nos dice:

Estimada autora:

muchas gracias. La obra no encaja en nuestros actuales criterios editoriales. Lo sentimos
Reiteramos nuestra gratitud
saludos
Editora

Sí, nos habíamos repetido mil veces que nos iban a rechazar, que a J. K. Rowling la rechazaron en 10 editoriales y mira Harry Potter, y bla, bla, bla, que Cien años de Soledad también, y bla, bla, bla, pero cuando es tu novela y te enfrentas a este rechazo, cuando alguien te dice fríamente y sin una mínima explicación que la novela no encaja, en ese momento no te acuerdas de nada ni de nadie, tan solo te enfrentas a un par de líneas que ponen fin a tu sueño de publicar.

Inocente de mí, yo quise saber por qué rechazaban el libro y le pregunté a la editorial y me respondieron esto:

Hola, autora

Pues me temo que no nos está permitido dar esa información, lo siento…
Un saludo,
Editora

Vamos, que no encaja sin más, es cuestión de tamaño nada más. ¡Y yo preocupada!

El rechazo duele, es lo que hay, por muy mentalizado que uno esté de que esa va a ser la respuesta al verla te sientes mal y no te reconforta nada ni nadie. Por suerte quedan muchas más puertas a las que llamar y el rechazo, en gran medida viene dado porque mi nombre no es igual a grandes ventas, no soy rentable, y, por mucho amor al arte que yo le ponga, la realidad es que esto es un negocio.

Por eso, por mi amor al arte y porque no sería yo sino escribiese seguiré adelante luchando por mi sueño. Tal vez algún día podré ilustrar como ejemplo la de veces que me rechazaron…

¿Y vosotros, cómo lleváis el rechazo?

¡Feliz fin de semana y felices lecturas!

gutenberg_3

 

 

Feliz curso nuevo

¡Hola lectores!

Cada año cuando llega el 1 de septiembre para mí empieza, de verdad, un nuevo año. Porque sí, las cosas cono son, el año empieza hoy, después de las vacaciones, de las interminables tardes de sol y la desconexión total de la rutina. Y tal vez también porque sigo muy vinculada al mundo académico y eso hace que mi medida del tiempo sea el curso escolar.

Por mi parte, siempre aprovecho el descanso estival para reflexionar y hacer balance de lo que ha supuesto mi último año, lo bueno y lo malo y, especialmente, todo aquello que puedo mejorar para que el año siguiente sea mejor.

Hoy es eso día en el que muchos vuelven al trabajo, a reencontrarse con su vida real, y a poner en marcha nuevos proyectos e ilusiones. Porque vivir ese eso, hacer cosas nuevas y buscar ilusiones siempre.

Mi año nuevo arranca cargado de proyectos y trabajo. Lo primero que viene es acabar de pulir el libro de poemas que publicaré con la Editorial Maluma a finales de este otoño, titulado MI AMOR DE INVIERNO, una colección de poemas breves con el amor romántico como hilo conductor. Ni os imagináis lo emocionada que estoy con este proyecto.

Lo siguiente y más a largo plazo es terminar la novela que llevo escribiendo todo este año de la que aún no puedo daros pistas. Aún queda bastante trabajo, pero estoy segura que en este año podré terminarla.

Por otra parte, retomo mi doctorado en literatura del Siglo de Oro. Es mi segundo año y me toca apretar porque la tesis no se va a hacer sola. Es todo un reto y más cuando no me dedico a ello en exclusiva, pero me ilusiona tanto que todo el esfuerzo vale la pena.

También estoy acabando de rematar el temario de un curso de inicio a la escritura creativa que voy a impartir este otoño, del que también podré daros datos muy pronto.

Y, por supuesto, no faltará tiempo para leer y seguir recomendando y compartiendo libros a través de mis redes.

Como veis mi curso arranca muy cargado ¿y el vuestro?

¡Feliz año nuevo y felices lecturas!

IMG_20160901_095806

De vacaciones

Llegan las vacaciones, al fin, tiempo libre para desconectar y emplear nuestro tiempo como mejor nos parezca. Y, los que escribimos, pero no vivimos de escribir, pensamos que vamos a tener todo ese tiempo para dedicarlo a nuestros textos ¿a que sí? ¡Qué ilusos!

Yo, por raro que suene, soy mucho más productiva cuando tengo muy poco tiempo, cuando estoy metida en mil cosas y tengo que rascar minutos al reloj en los lugares y momentos más insospechados. Cuando tengo tanto tiempo apenas soy capaz de escribir nada. Si tomo notas para nuevos proyectos y desarrollo escenas de las historias que llevo en marcha, pero no produzco más allá de algunos poemas y fragmentos breves.

Así que aprovecho para leer todo lo que puedo, para impregnarme de los lugares a los que voy, buscando escenarios (hago miles de fotos), situaciones, nuevos personajes (observar a la gente da mucho material) y nuevas historias que me encargaré de organizar y desarrollar cuando empecemos de nuevo el curso.

¿A vosotros también os pasa o, por el contrario, en vacaciones sois muy productivos?

En cualquier caso a disfrutar mucho de lo que nos queda de verano y ¡Felices lecturas!

Libros en la playa

Registrar tu obra literaria

Hola amig@s,

uno de los momentos para mí más significativos de la escritura, el que yo considero el verdadero broche final, es llevar la obra al Registro de la Propiedad Intelectual. En ese momento, cuando queda depositado en ese “templo” es cuando ya doy por finalizado mi trabajo. El ritual siempre es el mismo, revestido de cierta solemnidad y en el que yo tengo mis manías propias.

Hay que presentar*:

-1 fotocopia del DNI del autor.

-1 impreso en el que constan los datos del autor.

-1 impreso donde constan los datos de la obra.

(Estos impresos se pueden descargar de la web del Registro o te los facilitan allí mismo) 

1 copia de la obra en cuya portada aparece el título y el nombre del autor, encuadernada, paginada y en la que el autor ha de firmar la primera y la última página, así como un par del interior (aquí es donde yo tengo mi propia manía que consiste en firmar todas las páginas de la obra que presento).

Además hay que pagar una pequeña tasa (12,60 € en Barcelona, independientemente de la extensión de la obra, igual 1 página que 2.500) y ya está, la obra queda depositada. Te facilitan un justificante del registro y en un par de meses llega la referencia definitiva del Ministerio de Cultura.

*Me baso en el Registro de Barcelona. No dejes de verificar la documentación requerida en tu ciudad a través de su página web.

En el momento en el que la funcionaria del Registro introduce los datos de mi obra en el ordenador y me entrega mi justificante, siempre siento una gran emoción, especialmente porque he terminado un nuevo libro y sé que ha valido la pena cada minuto que le he dedicado. “Ya está” pienso “un nuevo libro terminado y registrado. Ya puedes empezar a buscarle una buena casa” me digo.

Como veis el trámite es de lo más sencillo. Incluso se puede autorizar a alguien a que vaya en nombre del autor para hacer el depósito. Sin embargo hay muchos autores que no registran su obra, no sé si es por desconocimiento, por pereza o por que realmente piensan que nadie tiene interés en plagiarles. Esta actitud es un error porque nuestro trabajo ha de ser reconocido como nuestro y es la única forma de poder demostrar y defender nuestros derechos de autor.

El pasado miércoles fui a registrar mi último libro (a la nueva sede del Registro en Barcelona, que ahora se aloja en el edificio de la Campana) y, mientras esperaba a que me atendiesen, conocí a uno de estos autores, un señor mayor que nunca había registrado nada, que enviaba sus poemas a concursos o a editoriales, porque si los publicaban ya quedaban registrados. Yo le argumenté que eso no es así, que si envías tu obra sin registrarla, sin que conste que legalmente eres el dueño de ese texto, pueden pasar muchas cosas, como que alguien lo publique por ti o te lo plagien directamente. Los funcionarios del Registro (amabilísimos) le dieron las mismas razones y le animaron a registrar toda su obra. ¡Quién sabe adónde pueden llegar esos poemas!

Por todas estas razones (es tu obra y el fruto de tu esfuerzo; es la forma de evitar que alguien pueda plagiarte o apropiarse de tu obra; es la forma de demostrar y defender tus derechos como autor; es muy sencillo de hacer) no lo dudes ni un momento: ¡REGISTRA TU OBRA! (sea del tipo que sea), cuando la tengas terminada, antes de compartirla con el mundo.

¡Feliz verano y felices lecturas!

IMG_20160803_120323